• Exposición

    Entre Líneas

    Toda línea comienza con un punto.
    Los humanos siempre intentaron acotar el territorio, hacerlo suyo y registrarlo con la intención de entenderlo y dominarlo. Los mapas y las cartas de navegación buscaban no errar en el trayecto y que los navíos transitaran por la senda más segura, muchas veces hacia lo desconocido. Es por ello que resultaba primordial la estructura métrica y la relación de escalas que se desarrollaban en esas representaciones del mundo. Sin embargo, esos planos no dejaban de ser representaciones que generaban también un lugar para el ingenio, una base donde el dibujo podía expresarse siguiendo el trazo imaginativo de sus creadores. Bestias, animales fantásticos, unicornios, dragones, eran con frecuencia las representaciones de ese terreno ignoto.

    Las tramas de Patrick Germanier pueden ser observadas como una manera más de concebir el mundo que le rodea, una fórmula de analizar un territorio, de estudiar un lugar y aprehenderlo. El artista asume la mirada de los cartógrafos de antaño, donde convive de manera contrapuesta la intención de una neutra y distanciada representación del mundo y la presencia de la intuición, la imaginación y la ilusión.

    Así, su trabajo se acerca a un análisis sintético del entorno, de cualquier entorno. Sus dibujos conforman trazas analíticas de los territorios, son casi visiones microscópicas que le permite escudriñar los espacios, los materiales, los estratos, los restos. Mediante una estructura modular, su obra sobre papel representa la mínima unidad del terreno. Un trabajo que le vincula a sus creaciones anteriores, esas re-creaciones de los vestigios antropológicos del pasado, restos de vasijas, botes, tarros; trozo hecho cuenco, donde la memoria y el pasado están presentes y se dan la mano.

    En este sentido, la obra de Patrick Germanier se puede enlazar con una amplia nómina de artistas que en Canarias aportan nuevas preguntas sobre el territorio, como pueden ser Alfonso Crujera, Paco Sánchez o Julio Blancas.

    En la sociedad actual donde todo resulta medible, cuantificado, evaluado, los dibujos infinitos de Germanier nos ofrecen un espacio interminable (solo limitados por el papel). Unas imágenes inabarcables del territorio en la que se vislumbra cierta pesadumbre, cierto sinsabor al ser el artista del todo consciente de que la tierra, aunque pueda ser medible, es humanamente inabordable en su totalidad, y que su trabajo irremisiblemente se convierte en un inane ejercicio representacional.

    En esta búsqueda por entender los espacios por los que transita, Germanier también nos ofrece una mirada sobre la representación de la identidad porque sus mallas no dejan de convertirse en huellas dactilares, en líneas que se multiplican sin fin. Sus dibujos, planteados como grandes tramas, proyectan imágenes límpidas de organismos vivos, estructuras casi moleculares que ofrecen cierto grado cinético, dotando a sus imágenes de una extraña sensación de movimiento o si se quiere de transformación.

    Sin embargo, existe en Germanier una actitud inconformista ante su obra sobre papel, a la que siempre vuelve después de abarcar otros terrenos de la creación. En este sentido, sus dibujos, representan un lugar de seguridad, de serenidad, que le permite cobijar y asentar su trazo en esas celdas, que resuelve de manera casi obsesiva, siempre sintéticas, de trazo ágil y dinámico. Si se quiere un tanto atemporales. Sus mallas, de diferentes intensidades y formatos ofrecen al espectador las múltiples diferencias de una misma representación que el artista siempre comienza con un punto.

     

    Exposición Entre Líneas, de Patrick Germanier
    Casa de los Coroneles, del 29 de junio al 22 de septiembre de 2018


    Patrick Germanier (Basilea, 1963):

    Se forma entre Berna y Lucerna, donde realiza sus estudios de Bellas Artes. Actualmente vive en Lanzarote. Trabaja en varias áreas artísticas, pintura, dibujo sobre papel y formato digital, arte conceptual, escultura, paisajismo, performance y realiza diversos comisariados de exposiciones y arte colaborativo.

    Entre sus acciones y performances destacan las realizadas en el centro de documentación del Centro Atlántico de Arte Moderno-CAAM en Las Palmas de Gran Canaria, junto con Simone Rüssli, en la presentación de su comisariado y realización del múltiple Al-Harafish #32: Terra Nullius, con conferencia sobre el proyecto por Ángel Sánchez; en el Projektraum Bollag de Basilea y en el III Festival de Arte de Performance en Arrecife, en el marco de la 8ª Bienal de Lanzarote, con el colectivo Las Conejeras y artistas invitados, todas ellas durante el 2016.

    En 2017, participa en la exposición colectiva Libros de Artistas en la galeria Stampa, Basilea. Junto con Rolf Winnewisser realiza la exposición Trozo hecho cuenco, en el Convento de Santo Domingo de Teguise; además organiza la exposición de su próximo mútiple Paso por la isla -hecho en Lanzarote, cuadernos artísticos Al-Harafish #33, en la Escuela de Arte Pancho Lasso de Arrecife. Participa en la realización de una instalación y performance colectiva en el Projektraum Bollag de Basilea.

    Este año ha organizado y realizado, con el colectivo Las Conejeras y artistas invitados, El Bu Vecino, evento de performance de la 9ª Bienal de Lanzarote y participado en la exposición Al-Harafish (1997-2018), la revista-objeto, comisariada por Roberto García de Mesa, en el Círculo de Bellas Artes de Santa Cruz de Tenerife.

    Cuenta con una amplia selección de reconocimientos en becas y premios. Fue becado por la Fundación Landis & Gyr y la Academia de Bellas Artes de Granada (1991); por la Cité des Arts, de París (1992). Obtiene el segundo premio en el concurso público Arte y Arquitectura Archivos del Estado de Lucerna (1994). Es seleccionado en el concurso público Arte y Arquitectura Tangente Norte Basilea (1998) y en 2002, realiza por encargo, un estudio detallado para el Concurso público Arte y Urbanismo Área de Aduanas de Basilea.

    Su trabajo está presente en colecciones públicas y privadas de Basilea, Berna, Helsinki, Lausana, Lucerna, Lugano, Teguise y Las Palmas de Gran Canaria. Obras en colecciones privadas en Atenas, Barcelona, Bergamo, Bergen, Berlín, Dublin, Estrasburgo, Friburgo, Ginebra, Granada, Kyoto, Londres, Munich, Tenerife, Viena, Zurich.

    Algunas de sus obras pueden verse en espacios abiertos, como las realizadas en Argovia, Lanzarote, Lucerna, Noruega, Sion o Zug.

http://www.lacasadeloscoroneles.org/cnts/themes/loscoroneles