• Exposición

    La Habana, una mirada

    Muestra de fotografías de Javier Betancor

    Imágenes poco verosímiles se asoman a buscar el objetivo del viajero que mira sesgado más allá de la epidermis de la ciudad y cava hondo, más, allí donde el alma veraz de la habanía palpita, donde el fragor de la vida da certeza al mito de que La Habana gana el corazón del viajero quien, entregado y absorto, la mira. Y la ciudad late aún más adentro, también, donde la máquina fotográfica del turista jamás penetra: por esos espacios íntimos, reservados por la sacralidad del habanero en camiseta y ajeno a la visita. Donde la chiquillería estira el tiempo hasta que la noche la cubre con su rayo mágico al paso fugaz en los faros de los carros. Donde los muchachos pactan en el juego austero y la conversación de patios invaluables recuentos acerca del retorno de lo incierto. Donde los viejos fuman tabaco trasnochado al calor revolucionario del humo o se marchitan a la sombra del pan esplendoroso, por escasos. Donde las madres se asoman a todos los balcones, a las ventanas todas, y entonan cantarinas los más impronunciables nombres de los hijos que olvidadizos se demoran en la vuelta.

    Aquí, donde los hombres trajinan y comparan y otra vez trajinan: mercadean el sinfín de resultados para cualquier resolución dada a boleo. Donde las mujeres —blancas o prietas, mulatas o javadas— son el alma milenar que ha cruzado un mundo subacuático de selvas voraces hasta generar, en La Habana, una mirada y una sonrisa recientes, un dejarse morar distinto, más allá de toda raza. Aquí, donde nacer es el milagro que las abuelas concretan y perpetúan, la vida se vuelca en la calle porque será en la calle, nunca apostaremos por cuánto, donde la misma vida se acaba por restituir.

    Deambular La Habana, mirarla, dejarse traspasar por ella, percute más al fondo del simple obturador de la máquina de fotografiar; porque descifrar, pretenderlo, el alma que late tras la ciudad es acabar por delatar el sueño hondo que en lo más profundo del viajero palpita. Merodear la ciudad, saberla, demorarse por ella, a la espera de que en algún instante ofrezca, ansiándolo, la instantánea inusitada con la que se sueña al retorno del viaje es entenderse atrapado; resuelto a acudir una y otra y otra vez, conmovido, por si en alguna de las visitas la ciudad sorprende al viajero reservando para él, sólo, la imagen única, antes nunca desvelada, del alma que bajo la ciudad palpita.

    Así es La Habana o casi igual, y tras esa imagen almibarada y huidiza, hasta la saciedad plasmada, se acude a la cita fiel con la ciudad una y otra vez más, cada cuando que el ánima siente el sofoco de no respirarla. Así es La Habana o de otra y mil maneras diferentes, según sea la mirada de quien se cruce por el aire que suspende o el ansia del que se adentra por su indómito espacio.


    Javier Betancor. Las Palmas de Gran Canaria, 1952

    Fotógrafo artístico, desarrolla su obra orientada hacia distintos focos de interés visual y discursivo, que abarca desde el ámbito humano y antropológico hasta la conceptualización y experimentación con la realidad a través de diversos procesos visuales.

    Colabora con otros fotógrafos, artistas visuales y escritores en propuestas plásticas y culturales de distinto orden. En su faceta como fotógrafo comercial, trabaja con distintos profesionales y estudios de diseño y de publicidad de las islas, así como con instituciones insulares. Actualmente dirige la sala de exposiciones S/T y coordina su Espacio Cultural, en Las Palmas de Gran Canaria.

    Desde 1999 viene participando en diversas exposiciones colectivas, muestra de ellas son, Cuatro formas de mirar, CICCA, 15 amigos de viaje. Muestra de arte canario actual. Marathonica. Festival de Arte. Mar del Plata, Argentina, Los Otros en nuestro retrato. Muestra Internacional de Fotografía. Sala de exposiciones Los Lavaderos. Sta. Cruz de Tenerife, Art food Artistas y escritores en torno a la comida, Erotika y Art-Reset. Arte Canario actual, en S/T Espacio Cultural.

    De sus exposiciones individuales caben destacar, La Habana para tus ojos, Autorretrato del otro, trasgos, o Cámara oscura para dos: “El bodegón español en el siglo XVII”.

    Entre sus publicaciones personales se encuentra, La Habana, una mirada (VV. AA. Las Palmas de Gran Canaria, 2007) y entre las colectivas, Las Palmas de Gran Canaria. Retrato de una ciudad (Ed. del Ayuntamiento de LPGC, 1998), Visiones (Beleyma, S.A. Ediciones. LPGC, 2002) y La conservación en la musealización de las cuevas pintadas (Ediciones del Cabildo de Gran Canaria, 2007).

    Cuenta con el Primer Premio Centenario de la Creación de la Seguridad Social en España. (2000), y el Primer Premio Color. IV Concurso Fotográfico Nacional ‘Casino Las Palmas’. (2001).

    Su obra se encuentra en colecciones públicas, como la del CAAM Centro Atlántico de Arte Moderno, así como en colecciones privadas de las Islas Canarias y América.

     

    Habana, una mirada

http://www.lacasadeloscoroneles.org/cnts/themes/loscoroneles