• Exposición

    Paisajes desde la Isla del Viento II

    Según Lola Crespo, directora de la Galería Utopíav Parkway, la mirada foránea puede llegar a profundizar en el paisaje más aún que la nativa.

    La historia de la pintura nos ofrece numerosos ejemplos, así la Tahití de Gauguin o la personal visión de África de Barceló, por citar solo dos de sobra conocidos, pero también la Venecia de Gaya, los parques centroeuropeos del asturiano Galano y un etcétera tan largo como la erudición alcance. Aunque en líneas generales lo más probable es que la interiorización del paisaje no responda a reglas establecidas, es indudable que tanto la soledad como la sorpresa que asaltan al que llega de fuera juegan un papel importante en el proceso.

    Algo semejante debió ocurrirle a Greta Chicheri oriunda de A Coruña y residente por más de un lustro en Madrid – en dónde se licenció en Bellas Artes por la Universidad Europea- cuando en 2005 llega, casi por azar, a Fuerteventura y encuentra en ella el paisaje que le conducirá a su destino de pintora. El calor, el viento, el horizonte al alcance de la mano y el mar, otro mar aunque el mar siempre sea el mismo, son el acicate que la artista buscaba desde hacía tiempo para dar rienda suelta a su talento creador.

    Pronto surgieron las primeras pinturas realizadas sobre las maderas que el mar arrojaba a la playa, secos paisajes aderezados con colores intensos, una casa, una chumbera, un perro, una tabla, aves… iconos que revelan ya una voz propia, inevitablemente –y yo añadiría que también felizmente emparentada con aquellos primitivistas canarios del primer tercio del siglo pasado que formaron la escuela de Luján Pérez.

    Las pinturas que ahora presenta la artista son una continuación de aquellas primeras obras en madera que expuso en el Castillo del Tostón, con mismo título pero casi diez años atrás. Tras otras exposiciones en las que la tabla se sustituía por el lienzo, en Paisajes desde la isla del viento II, la materia rugosa y veteada de las toscas maderas vuelve a ser parte inseparable de una obra centrada en la isla de Fuerteventura y en la memoria de lo cotidiano, dando al paisaje pictórico un tinte nostálgico y melancólico, reivindicativo a veces, siempre una pausa en un tiempo indeterminado donde la presencia humana es solo huella amable.

    También inevitable y feliz es el eco de Giorgio de Chirico en los cuadros de la pintora que comparte con el genio grecoitaliano iniciales, trashumancia y esa querencia por la sombra tan característica de los metafísicos. De la suma de todo emana un inequívoco aroma Chicheri, un estilo acuñado al amor de un paisaje suyo ya para siempre.

    Greta Chicheri. La Coruña, 1982

    Es licenciada en Bellas Artes por la Universidad Europea de Madrid y vive en Fuerteventura desde 2005.

    De sus últimas exposiciones individuales destacan: Arborescent (Fuerteventura), the endless summer (ambas en la galería madrileña Utopia Parkway) y Poesía Muda (Centro de Arte Juan Ismael). Recientemente ha participado en la VI Bienal de Pintura Torres García-Ciutat de Mataró (Barcelona), en Obra Abierta 2015 de Caja de Extremadura, en el IX Certamen Nacional de Pintura Parlamento de La Rioja 2015, y en Premio Internacional de Pintura Focus-Abengoa 2014 (Sevilla), donde obtuvo una Mención Especial del Jurado.

    También ha participado en numerosas colectivas en la isla donde reside entre las que cabe destacar: Fuerteventura, la isla imaginada II (Centro de Arte Juan Ismael) y en varias ediciones de El Artista y la Isla, en el mismo centro de arte. En otras islas ha participado en el XVI Premio Nacional de Pintura Enrique Lite 2012 (Tenerife – tercer premio) o en el Premio de Pintura Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, en 2012 (Accésit).

    Casa de los Coroneles Fuerteventura

http://www.lacasadeloscoroneles.org/cnts/themes/loscoroneles